lunes, 13 de febrero de 2017

PINTURAS RUPESTRES EN SIERRA DE CALDEREROS

Cuando uno pasea por estas tierras tan a menudo solitarias y abandonadas, tienes claro que es lo que hacía a los hombres primitivos fijarse en un territorio.
Esta es la primera pintura que "descubrí" para la ciencia; y pongo entre comillas descubrí porque entiendo que el que la descubrió fue el que la hizo. Los pastores y habitantes que han convivido con ellas durante 6000 años, tanto o mas de conocimiento y ciencia que nosotros tendrían. 
Recuerdo muy bien esa mañana hace 9 años, mientras observaba un petirrojo; además de esta he encontrado otras tres, que se suman a las numerosas ya descubiertas en la zona. 



Todos años, como un ritual , las recorro a ver si el tiempo, la luz, o la humedad ha hecho surgir alguna nueva de las paredes ocres. Siempre en vano. Los hombres que habitaron estas sierras siguen presentes, con su espíritu por aquí danzando, pero no les da por seguir pintando.

En todo caso, alguna de estas marcas me pasan ahora desapercibidas tras haberlas encontrado hace años. Mi juguetona memoria me brinda así oportunidades para poder descubrirlas de nuevo, y sentirme una vez mas, explorador en el laberíntico rodeno.
Intento ponerme en el lugar del pintor. En vano. Todas explicaciones que he oído sobre ellas son eso, interpretaciones. Las pintaran niños, mujeres, abuelos, chamanes, cuerdos o drogados..., poca relevancia tiene, nunca lo sabremos con total certeza. Y tal vez sea mejor así, permitir que cada uno invente su historia.
La única certeza cuando recorro estos lugares, es que creo que siguen habitados. Hay algo, una energía muy potente que envuelve los despoblados. Difícil de calibrar para un científico, algo que no cabe en una tesis ni en una carta arqueológica y que para mí es el motor de búsqueda.



Me cuesta imaginar el futuro de estas pinturas. Ni idea de como escaparán otros miles de años o de minutos. Tampoco sé si es mejor que alguien la conozca o se queden indefinidamente descansando. El mundo de la arqueología es, en ocasiones, tan oscuro como el sobaco de grillo en la noche; una vez mas todo parece reducirse a ser el primero en algo.
 Cuesta entender como en zonas cercanas y parecidas como Albarracín, hace años que las sacaron a la luz y aquí... seguiremos chutándonos con  la energía que dan estos lugares; algún día, serán puestos en el mapa, y los hombres primitivos seguirán habitando sus piedras frías y escondidas.


3 comentarios:

  1. Qué interesante. Espero pronto darme un paseo por ese lugar, cercano y desconocido, con o sin pinturas.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada y buena reflexión. ¿Quien sabe cuándo?¿Quien sabe cómo? ¿Quien sabe...?.

    ResponderEliminar
  3. Si crees que esos lugares siguen habitados, será cierto...pocas personas entienden de sensaciones, sentimientos y energía como tú.
    No dejas de sorprenderme.
    Pili

    ResponderEliminar